Raúl Castro dispuesto a reunirse con Obama PDF Imprimir E-Mail

Image


Agencias Internacionales


NEW YORK - El presidente cubano Raúl Castro estaría dispuesto a reunirse con el presidente electo Barack Obama en “un lugar neutral” para comenzar a resolver el prolongado diferendo entre Washington y La Habana, según reveló en una reciente entrevista con el actor estadounidense Sean Penn.


“Tal vez podríamos encontrarnos en Guantánamo”, afirmó Raúl Castro al ser interrogado sobre una posible cumbre con Obama. “Nosotros tenemos que encontrarnos y comenzar a resolver nuestros problemas, y al final del encuentro podríamos darle [al presidente] un regalo... le permitiríamos que regrese a casa con la bandera americana que ondea sobre la Bahía de Guantánamo".


Por el momento, Castro dice que Cuba mantiene sistemáticos contactos con militares estadounidenses en el área de Guantánamo desde 1994, siempre con la presencia de un representante del Departamento de Estado.


Penn viajó a La Habana en octubre y sostuvo una conversación de siete horas con Raúl Castro, la primera entrevista que concede desde su designación oficial al frente del Consejo de Estado, el pasado 24 de febrero. El relato del viaje -que incluye una escala inicial en Venezuela y una charla con el presidente Hugo Chávez- aparecerá en la edición de la revista The Nation del próximo 15 de diciembre, aunque desde este martes fue publicado en el sitio digital de la publicación.


Durante el diálogo, Raúl Castro recuerda que desde su ascenso al poder tras la enfermedad de Fidel Castro, en julio del 2006, ha declarado en varias ocasiones su disposición a discutir las relaciones con Estados Unidos.


“Nosotros debemos respetarnos mutuamente”, dijo Raúl Castro. “Las buenas relaciones serían ventajosas para ambas partes. Tal vez no resolvamos todos nuestros problemas, pero podríamos resolver una buena parte de ellos”.


Aunque Obama se ha declarado partidario de mantener el embargo contra la isla, Castro dice entender que esas afirmaciones formaban parte de la campaña electoral, y reconoce que el próximo inquilino de la Casa Blanca “también ha dicho que estaría abierto a sentarse a conversar con cualquiera”.


Por las referencias que ofrece el autor, la entrevista tuvo lugar en la “vieja oficina”de Raúl Castro en el Ministerio de las Fuerzas Armadas, entre el 21 y el 22 de octubre, a escasos días de la elección presidencial en Estados Unidos.


Cuando Penn le asegura a Castro que Obama será electo a la presidencia, el gobernante cubano acota: “Si no es asesinado antes del 4 de noviembre, él será tu próximo presidente”.


Interrogado si estaría dispuesto a ir a Washington para encontrarse con Obama, Castro responde que “tiene que pensarlo” y discutirlo con el liderazgo de su gobierno.


“Personalmente, pienso que no sería justo que yo fuera el primero en visitarlo, pues siempre hay muchos presidentes latinoamericanos que suelen hacerlo. Pero también sería injusto esperar que el presidente de Estados Unidos venga a Cuba... Deberíamos encontrarnos en un lugar neutral”, declaró el mandatario. Más adelante, se refiere a que Cuba ha mantenido comunicación con los militares estadounidenses de la base de Guantánamo por más de una década, aunque el acuerdo se ha mantenido bajo discreción para no exaltar el ámbito electoral del sur de la Florida.


"Le diré algo que nunca he dicho públicamente antes”, afirmó Castro, de 77 años. “Esto fue filtrado antes por alguien del Departamento de Estado, pero rápidamente lo ocultaron, debido a la preocupación con el electorado de la Florida, y pienso ahora que contándolo aquí el Pentágono dirá que es una indiscreción mía”.


El gobernante relata que gracias a un “acuerdo secreto” militares estadounidenses y cubanos establecieron una línea de contacto a raíz de la crisis de los balseros de 1994, y un año después, el 9 de mayo de 1995, acordaron realizar reuniones mensuales sobre temas relacionados exclusivamente con Guantánamo.


“Desde entonces a la fecha se han realizado 157 encuentros, y cada uno de los encuentros han quedado grabados”, cuenta Castro. “Las reuniones están fijadas para el tercer viernes de cada mes, y alternamos el lugar entre la base naval y el territorio cubano”.


Cada reunión cuenta con la asistencia de un representante del Departamento de Estado. Pero Castro considera que “el Departamento de Estado tiende a ser menos razonable que el Pentágono”.


Ante una pregunta sobre la situación de los derechos humanos en Cuba, Castro insistió en que los informes que se publican en la prensa estadounidense son “altamente exagerados e hipócritas”.


“Ningún país está 100 por ciento libre de abusos de derechos humanos”, respondió Castro, quien mencionó al ex comandante revolucionario Eloy Gutiérrez Menoyo como un “disidente reconocido” que admite la intervención de la Oficina de Intereses de Estados Unidos para lograr denuncias a cambio de dinero. Menoyo, quien cumplió prisión en las cárceles cubanas y marchó al exilio, reside en La Habana desde el 2003.


Al recibir al actor en su despacho, Raúl Castro le comentó que minutos antes ha recibido una llamada de su hermano Fidel para preguntarle sobre la entrevista.


“Fidel me llamó hace un momento y quiere que lo llame después que nosotros hablemos”, explicó el gobernante. “El quiere saber cada cosa de lo que nosotros conversemos”.


Penn, de 48 años, célebre por sus actuaciones en Dead Man Walking, Carlitos's Way y Mistic River, estuvo anteriormente en Cuba en el 2005, ocasión en la que se entrevistó con Fidel Castro. El pasado año figuró entre los firmantes de una carta al presidente George W. Bush pidiendo libertad para los intercambios artísticos con la isla.


Antes de viajar a La Habana desde Caracas, Penn le pidió al presidente Hugo Chávez que intercediera ante Raúl Castro para que aceptara recibirlo.


A su llegada a la isla fue recibido por el presidente del Instituto de Cine (ICAIC), Omar González, y trasladado a una casa de protocolo. Tuvo además una cena con el presidente del parlamento, Ricardo Alarcón y el pintor Robeto Fabelo, y se encontró con el doctor Antonio Castro Soto del Valle, hijo de Fidel Castro y vicepresidente de la Federación Cubana de Béisbol.

Comentarios
Añadir nuevoBuscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

 
< Anterior   Siguiente >