El irrespeto a la institucionalidad PDF Imprimir E-Mail

ContraPunto

 

SAN SALVADOR – La semana pasada fue agitada a nivel político. Algo sin precedentes históricos: dos partidos, de los cuatro en contienda, llegaron al tribunal electoral para abandonar la lid que se supone el evento más importante en el que una agrupación política puede participar.

 

Es algo parecido a que un atleta que ha estado entrenando todo el tiempo, al final decida no participar, después de invertir esfuerzo y recursos de todo tipo.

 

Lo impresionante del caso es que las justificaciones que se dan para el retiro no son realmente creíbles y cunde un mar de dudas, entre ellas, la más frecuente: ¿cuánto costó esta decisión?

Se habla de que se sortearon, como si de melones o naranjas de tratara, algunos puestos de la institucionalidad del Estado.

 

Los partidos grandes, uno más que el otro, andan ahora tratando de recoger los “pedazos que han quedado” del PDC y el PCN.

 

Pero son realmente pocos los que apuntan con realidad: ¿Dónde está el respeto a la institucionalidad del Estado?

 

No se debe estar en contra de las negociaciones y de las alianzas: la democracia es eso. En contra hay que estar de las componendas sucias de jugar con las instituciones y de rifarse los centros en lo que se debe hacer democracia, para frenar su desarrollo.

 

En estas negociaciones, todos sabemos, están de por medio el Tribunal Supremo Electoral; la Asamblea Legislativa, la Procuraduría de Derechos Humanos, la Corte de Cuentas... ¿Cuánto entonces habrá que esperar y hacer para que la arbitrariedad y la corrupción no de adueñen de nuestro destino?

Comentarios
Añadir nuevoBuscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

 
< Anterior   Siguiente >