Latinoamérica y la basura PDF Imprimir E-Mail

Image

Por Kathy Castro

MÉXICO, DF - Los residuos sólidos -basura- afectan a todos los asentamientos humanos, independientemente de su tamaño, lo que cambia es el tipo y la cantidad del residuo. Esto es el resultado de nuestras actividades cotidianas; en nuestro trabajo u ocupación, en nuestra casa, en todos los ámbitos sociales y económicos generamos residuos[1].

 

Sin embargo, en el hogar es donde diariamente se producen más de la mitad de éstos, entre un 50% a 75%, como resultado de todos los productos que adquirimos para la satisfacción de nuestras necesidades básicas y de nuestro consumo suntuario. 

 

El volumen de residuos que producimos depende de múltiples factores como: el crecimiento poblacional, los hábitos de producción y consumo, el tamaño de las ciudades y el nivel de ingreso per capita de sus habitantes. Estas dos últimas variables son algunos indicadores que la Organización Mundial para la Salud (OPS) aplica en la evaluación del manejo de los residuos sólidos comunes para la región latinoamericana.  

 

Al hablar del tamaño de las ciudades, relacionamos el número de habitantes con la generación per capita; situación que en América Latina se manifiesta de forma directamente proporcional, es decir, que los grupos poblacionales con menor número de residentes producen menor cantidad de residuos, como resultado del difícil acceso al mercado -producción, consumo y distribución-. Por ejemplo, ciudades con menos de 500 mil residentes tales como Acajutla de El Salvador, San Lorenzo de Honduras, Somoto de Nicaragua, Alta Gracia de Argentina, entre otras, producen alrededor de 0.62 kilogramos de residuos por habitante al día, como se observa en la siguiente tabla:

 

Tabla: Generación de RS por habitante al día, según el número de pobladores.

 

Número de habitantes

por ciudad

Generación de residuos sólidos en promedio (Kg./hab./día)

Más de 2 millones

1.09

500,000 a 2 millones

0.75

Menos de 500,000

0.62

 

 

Fuente: Informe de la evaluación regional de los servicios de manejo de residuos sólidos municipales en América Latina y El Caribe. OPS/OMS. Washington D. C., 2005.

 

Otro ejemplo son las ciudades cuya población es mayor a un millón de habitantes, como son la mayoría de Áreas Metropolitanas de México, Sao Paulo, Buenos Aires, Santiago de Chile, San Salvador, Asunción, entre otras, cuyo promedio es alrededor de 1.09 kilogramos de residuos por habitante al día.  

 

En general, América Latina produce alrededor de 369,000 toneladas diarias de residuos sólidos, de las cuales, cada ciudad posee su forma particular de gestionar y manejarlos, dependiendo de los recursos económicos, técnicos y humanos que posean las municipalidades; de aspectos sociales y culturales a nivel nacional, del marco normativo desarrollado en cada país y del compromiso institucional de velar por la sustentabilidad y la calidad de vida de sus habitantes.

 

No obstante, cabe señalar que en la mayoría de países latinoamericanos se sigue utilizando el botadero a cielo abierto como método para disponer los residuos, es decir, que alrededor del 50% de la producción de residuos diaria se deposita en este tipo de lugares; a pesar de todos los efectos negativos que los vertederos provocan al medio ambiente y la salud pública. El segundo factor que retoma la OPS para evaluar el sistema actual de manejo de residuos comunes, es el ingreso per capita.

 

De acuerdo con el Informe de Desarrollo Humano del 2006 del Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), los países de Latinoamérica y El Caribe se ubican en la categoría de naciones con ingreso medio, a excepción de Haití y Nicaragua, que están clasificados como países de bajos ingresos. Sin embargo, dentro de la región existe una subdivisión de países, ubicándose el promedio regional en $7,964 dólares americanos.

 

Al comparar esta variable con la generación de residuos por habitante, se obtiene una relación directamente proporcional entre ambas; de manera que al aumentar los ingresos por persona, aumenta el volumen de residuos. Por ejemplo, los países de la región latinoamericana que se ubican dentro de la categoría de ingresos medio-altos como Argentina, Chile, Panamá y Costa Rica, tienen una producción de residuos que oscila entre 0.7 y 1.8 kg/hab/día. Nuestro país, está clasificado con ingresos medio-medio, y posee una generación que fluctúa entre 0.5 a 0.9 kg/hab/día. Dicha clasificación se puede observar en la tabla siguiente.   

 

Tabla: Generación de RS por habitante, según escalas de ingreso de los países de la Región Latinoamérica y El Caribe

 

 

Escala de ingresos


Generación de RS (Kg./hab./día)

Rangos del ingreso per capita(dólares americanos)

Países con bajos ingresos

0.4 a 0.6

Menos de 5,000

Países con ingresos medios

0.5 a 0.9

5,000 a 9,000

Países con altos ingresos

0.7 a 1.8

Más de 10,000

 

 Fuente: Informe de Desarrollo Humano, 2006. Pág. 283-284 

 
Es importante hacer notar que, independientemente que un país tenga poca población no significa que a priori, su nivel de ingreso pér capita será bajo, porque en el caso de las naciones escandinavas, tienen poca población, pero con altos niveles de bienestar de sus habitantes. En contraposición, países altamente poblados, pueden tener ingresos medios o bajos, como México o La India.

 

La cantidad de habitantes no determina el nivel de ingreso percibido, a priori, ni mucho menos la calidad de vida; pero sí ambas variables son factores determinantes en el volumen de residuos generados.  A pesar de que las cantidades de residuos producidos por persona son menores en los países en desarrollo que los generados en los países industrializados (por ejemplo, el promedio de generación per cápita en América Latina es de 0.91 kg./hab./día y en España es de 1.00 kg./hab./día), esta diferencia no es proporcionalmente mayor en relación con la diferencia en los ingresos.

 

De manera que aunque el nivel de ingreso per cápita sea considerablemente más alto en los países desarrollados, la generación de residuos sólidos no varía en tal proporción, porque en dichos países las acciones de reuso y reciclaje son mayores que en América Latina. La práctica común en la región es tirar todos los residuos sólidos en botaderos a cielo abierto y únicamente el 23% es depositado en rellenos sanitarios tecnificados, y más aún se carece de una conciencia ciudadana y empresarial de valorar los materiales residuales (basura).  

 

Latinoamérica está avanzando en la adopción de acciones tendientes a una gestión integral de residuos sólidos, que incluye no sólo el establecimiento de medidas técnicas como la ampliación del servicio de recolección y la construcción de relleno sanitarios, sino también la incorporación de la participación ciudadana en el proceso, como es el caso de Sao Paulo que incluyó a los pepenadores en la recolección de latas de aluminio.

 

No obstante, estas prácticas tienen poco alcance, por lo que en la región los residuos sólidos siguen siendo un problema latente, sobretodo por el daño ambiental que causan en las ciudades, deteriorando los recursos naturales y la calidad de vida de sus pobladores. El reto para nuestros países consiste en promover un sistema integral que incluya la educación ambiental, orientada a transformar los hábitos de producción y consumo mediante el uso de las “3R: Reducir, Reciclar y Reutilizar”. 

 

(*) Especialista salvadoreña, Master en Medio Ambiente.

 


[1]

Los comercios producen entre un 10 a 20%; las instituciones alrededor de un 5 a 15%; la industria oscila entre 5 a 30%; y el barrido de áreas públicas entre 10 1 20%. Fuente: Acurio, Guido, et al. Diagnostico de la situación del manejo de los residuos sólidos municipales en América Latina y El Caribe. BID – OPS/OMS. Washington D. C., 1997. Pág. 38.
Comentarios
Añadir nuevoBuscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

Modificado el ( martes, 04 de marzo de 2008 )
 
< Anterior   Siguiente >