Camino a Armenia PDF Imprimir E-Mail

Por Edgardo Quintanilla (*) 

LOS ANGELES - Quería ver por primera vez Armenia, El Salvador -la ciudad cuna de la artista y escritoria Consuelo de Saint-Exupéry (1907-1979)-.   Le pedí a la Lic. Silvia Marroquín, de DYATOURS, que me sirviera de guía a mediados de febrero de 2008 y viajé de Los Angeles para hacerlo.    

 

De niño en los años sesenta había escuchado hablar de las naranjas de Armenia, de sus cafetales y cañales floridos, de su clima fresco y relajante, y había leído un que otro poema de Claudia Lars.  Había escuchado que hace muchos años el tren que partía del Sitio del Niño a Sonsonate hacía una parada en Armenia.    

 

Viendo el volcán de San Salvador desde el lado de Quezaltepeque en un día de sol resplandeciente se miran las nuevas construcciones de casitas agrupadas como panal de abejas, negocios de venta de comida rápida, llanteras, mecánicos, una autopista para autos de carrera, y las moto-taxis.  El conductor tiene que ir esquivando autobuses repletos de viajeros, camiones con carga y pasajeros, y los inesperados cruces de peatones y perros que apuestan la vida para cruzar la autopista. 

 

En las paredes de las casas no hay grafito político solamente el de las pandillas. Viendo el grafito de las maras salvadoreñas en el camino a Armenia pensé en uno de los problemas más serios de acceso a la justicia y a la ley del debido proceso para las personas en proceso de deportación en los Estados Unidos que un tiempo anduvieron metidos en pandillas.    

 

El problema tiene que ver con el acceso a toda la documentación de un caso criminal en los juzgados penales salvadoreños.   El público simplemente no tiene acceso a dicha documentación bajo la ley salvadoreña a lo contrario de los Estados Unidos. Por lo tanto, un abogado defensor de ley migratoria en los Estados Unidos que quiera adquirir una copia de toda la documentación de un caso criminal específico en El Salvador no puede hacerlo directamente.  

 

 

Para lograrlo se tiene que trabajar con un abogado en El Salvador que entre como defensor del acusado.   Cuando la familia de una persona en proceso de deportación en los Estados Unidos no tiene el dinero para pagar a un abogado defensor en El Salvador que comparezca como tal en un juzgado salvadoreño, el acceso a todos los documentos de un caso criminal en El Salvador se vuelve un caso imposible.    

 

La verdad es que no hay ningún bloqueo legal para que los fiscales del gobierno estadounidense obtengan dicha documentación. Sé de cómo el representante de ICE, el órgano de enforzamiento de ley migratoria del Departamento de Seguridad Interna de los EE.UU., agregado a la Embajada de los Estados Unidos en San Salvador ha pedido todo los documentos de un caso criminal específico en El Salvador con resultados positivos. 

 

El juzgado penal salvadoreño dio sin tapujos ni limitaciones de uso al agente de ICE las copias del archivo criminal de un caso criminal en El Salvador. Lo que resulta entonces en una Corte de Inmigración en los Estados Unidos es un desbalance del debido proceso en los casos de deportación de un salvadoreño con antecedentes penales en El Salvador.   El fiscal de los Estados Unidos que busca la deportación de dicha persona llega a tener acceso al archivo del caso criminal de un acusado en El Salvador, puede escoger qué documentos incriminatorios quiere presentar en la Corte de Inmigración, y puede presentar dichos documentos del caso criminal en contra de la persona que está siendo deportada. Desconozco las legalidades de la obtención de los documentos de un caso criminal en El Salvador por parte de las autoridades americanas para uso en las cortes de inmigración en los Estados Unidos.    

 

Me gustaría saber si la revelación de dichos documentos tiene usos legales limitados para cualquiera ó si la ley salvadoreña tiene grandes huecos por los cuales las autoridades de un país extranjero pueden hacer uso de ellas para la obtención de dicha documentación sin limitaciones de ninguna clase. Si dichos huecos existen, entonces sería un caso fácil para que el gobierno de Venezuela pidiera todo los archivos del caso del terrorista internacional Luis Posada Carriles en los juzgados penales en El Salvador para usos legales convenientes y ningún juzgado salvadoreño debería de oponerse a revelar dichos documentos ya que ICE tiene las puertas abiertas para la obtención de casos criminales en El Salvador para uso en las Cortes de Inmigración en los EE.UU.    

 

Si hay justicia para las autoridades de un gobierno de un país vecino, entonces tiene que haber la misma justicia para las autoridades del gobierno de cualquier otro país. Lamentablemente, el abogado migratorio defensor en los Estados Unidos queda en la peor situación posible.   Tiene que enfrentar toda una serie de bloqueos legales de parte de los juzgados penales en El Salvador para tener acceso al archivo de un caso criminal y al final se queda varado sin obtener dicha documentación.  En el camino a Armenia iba pensando en estas cosas.  Me quedo a la espera de la opinión de un abogado en El Salvador al respecto del contenido de este artículo.  

 

(*) Derechos reservados del autor.   Edgardo Quintanilla, miembro de la Barra de Abogados de California, es un abogado experto en leyes de inmigración en los EE.UU. con oficinas en Sherman Oaks, California, (866) 986-1295, Esta dirección de correo electrónico está protegida contra los robots de spam, necesita tener Javascript activado para poder verla .    El programa radial del abogado Quintanilla sobre la ley de inmigración llamado “Campaña en contra de la desidia” puede ser escuchado a través de www.wradiousa.com cada miércoles a las 7 de la noche, hora de Los Angeles, California.    El abogado Quintanilla está escribiendo una novela sobre un tópico ignorado de la historia de América Latina. 

Comentarios
Añadir nuevoBuscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

Modificado el ( domingo, 02 de marzo de 2008 )
 
< Anterior   Siguiente >