El Abrazo de Santo Domingo... PDF Imprimir E-Mail

Redacción ContraPunto

SANTO DOMINGO – Quien haya visto “en vivo”, a través de CNN o otra cadena internacional, las intervenciones de los presidentes latinoamericanos en esta última Cumbre de Río, hubiese creído que de un momento a otro habría golpes. Si por casualidad, esa misma persona dejó la transmisión para ir al baño o para tomar agua, y regresó cuando estaban dándose abrazos... Habría creído que “este mundo está loco”.

 

 

Lo cierto es que minutos antes de concluir la XX Cumbre del Grupo de Río y a petición del anfitrión Leonel Fernández, los presidentes de Colombia, Alvaro Uribe; de Ecuador, Rafael Correa; de Venezuela, Hugo Chávez, y de Nicaragua, Daniel Ortega, se dieron la mano y se comprometieron en iniciar un “diálogo amistoso” para llegar a un acuerdo a la crisis política que vive la región “bolivariana” desde hace más de una semana.

 

Antes Uribe y Correa se dieron en la “madre” mutuamente, con acusaciones y contracusaciones. Pero tras la acción del mandatario dominicano –difícil de rechazar ante el público global- las tensiones pueden haber bajado.

 

Lo cierto es que Ecuador está herido porque para que el ejército colombiano liquidara a uno de sus más enconados enemigos, el jefe rebelde Raúl Reyes, tuvo que violar la soberanía de Ecuador y matar en un operativo quirúrgico a más de 20 rebeldes, entre ellos Reyes, el segundo hombre fuerte de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

 

Pero no fue suficiente, Uribe también dio la mano a los presidentes Hugo Chávez, de Venezuela y a Daniel Ortega, de Nicaragua. La prensa internacional ha catalogado la gestión de Leonel Fernández como “El Abrazo de Santo Domingo”.

 

Pero en Colombia el derramamiento de sangre continua. En República Dominicana los presidentes arreglaban su “tamal”, mientras el ministro de Defensa de Colombia celebraba la muerte de uno de los siete miembros del secretariado de las FARC, Iván Ríos. Dicen que fue asesinado por uno de sus subalternos, quien le cortó la mano derecha, y se la entregó al mando militar junto con el pasaporte y la computadora.
---------------

 

EN MI PAÍS (I)
Por Claudia Delgado

BOGOTÁ - La muerte de Reyes es una verdadera lástima por varias razones. Era un cuadro político preparado, lo que significa que sobre él descansaba gran parte del carácter político de las FARC y que así balanceaba las otras partes, que son o guerreristas o bandidas. Su muerte es una pérdida para el eventual proceso de negociación.

 

Por otra parte, él estaba negociando el rescate de Betancur; el ataque al campamento, su muerte y la detención de otros dirigentes la semana pasada, indica que el Gobierno está usando a los secuestrados como cebo para atrapar a los guerrilleros. Eso es, además de moralmente repugnante, una seña para que la guerrilla no entregue más secuestrados, pues si cada vez van a perder gente, mejor se abstienen. Tragedia para los familiares.

 

Por último, el ataque aéreo en el que murió fue lanzado desde la base gringa en Manta, lo que indica una conspiración entre los gobiernos y agencias de los EU y Colombia para desestabilizar los gobiernos nacionalistas vecinos, y convertir a nuestro país en el traidor mejor armado del subcontinente: el Israel o el Pakistán del Medio Oriente. Terrible destino, porque cuando dejemos de ser útiles, nos iremos a la basura como Afganistán, pero eso sí, con una base militar gringa en el centro de  nuestra soberanía. La "exagerada" reacción bélica de Chávez obedece a su visión de esta geoestrategia en la que nuestro territorio haría de base gringa militar y política. Eso me parece una tragedia.

 

Y como nota curiosa, todos aquí queremos que nos digan la marca de los laptops de Reyes, que resisten tan bien un bombardeo masivo, y guardan tan obedientes para el FBI todos los datos que necesita Uribe para atizar odios, y Bush para declarar a Venezuela y Ecuador "países terroristas" (y proceder a atacarlos, obvia y preventivamente).

 

EN MI PAÍS (II)

En mi país levantan vuelo las familias
Ay, pero no para desplomarse todo pico todo garras
sobre los ojos de los asesinos
Migran para vivir, apenas: huyen del invierno
 
En mi país germinan las manos juntas
y los sexos se enredan en festiva hiedra
Pero no, ay, para romper las alambradas
no para descuajar con fuerza vegetal
los cuarteles de vergüenza
los infames muros de los Bancos
Salen flores para vivir, apenas
 
Palada a palada de sepulturera tierra
grano a grano de pobreza
piedra a piedra sentida y lanzada
hacemos nuestra geología
como si no hubiera volcanes imprudentes
en la historia de nuestros sedimentos
como si solo se tratara de vivir…

----------------

Baja tensión en zona bolivariana

Redacción de ContraPunto 

SAN SALVADOR -  La Organización de Estados Americanos (OEA) aprobó el 5 de marzo una resolución por unanimidad con la que se baja la tensión entre Colombia y Ecuador...  Busque en este sitio un video sobre la muerte del jefe rebelde Raúl Reyes... Lea documentos encontrados supuestamente al guerrillero masacrado en Ecuador por el ejército colombiano. 

ContraPunto publica varias informaciones, oponiones y documentaciones sobre el tema candente a través de la mirada de observadores desde la zona candente y fuera de ella.

-------------------

Texto de la resolución de la OEA que dirimió el conflicto entre Ecuador y Colombia

El Consejo Permanente de la Organización de los Estados Americanos, teniendo en cuenta:

 

 

Que la Organización de los Estados Americanos (OEA) tiene plena competencia para conocer de hechos y acontecimientos que ponen en riesgo la paz y la seguridad hemisférica.

 

Que en los propósitos de la OEA constan, entre otros, el respeto a la personalidad, soberanía e independencia de los Estados, así como el fiel cumplimiento de las obligaciones emanadas de los tratados y de otras fuentes de derecho internacional.

 

Que el artículo 15 de la Carta de la OEA establece que "el derecho que tiene el Estado de proteger y desarrollar su existencia no lo autoriza a ejecutar actos injustos contra otros estados".

 

Que el artículo 19 de la Carta prescribe que "ningún estado o grupo de Estados tiene el derecho de intervenir, directa o indirectamente, y sea cual fuere el motivo, en los asuntos internos o externos de cualquier otro. El principio anterior excluye no solamente la fuerza armada, sino también otra forma de injerencia o de tendencia atentatoria de la personalidad del Estado, de los elementos políticos, económicos y culturales que lo constituyen".

 

Que el artículo 21 de la Carta enfatiza que "el territorio de un Estado es inviolable, no puede ser objeto de ocupacioón militar ni de otras medidas de fuerza tomadas por otro Estado, directa o indirectamente, cualquiera que fuere el motivo, aún de manera temporal".

 

Que la Carta de la OEA, en su artículo 28, expresa que "toda agresión de un Estado contra la integridad o la inviolabilidad del territorio o contra su soberanía o la independencia política de un Estado americano, será considerado como un acto de agresión contra los demás Estados americanos;

 

Que la Carta de la Organización de los Estados Americanos reafirma el principio de que "las controversias de carácter internacional que surjan entre dos o más Estados americanos deben ser resueltas por medio de procedimientos pacíficos" y,

 

Que "afianzar la paz y la seguridad del continente" y "asegurar la solución pacífica de controversias que surjan entre los Estados miembros", figuran entre los propósitos esenciales de la Carta de la OEA.

 

Considerando:

  

Que en la madrugada del sábado primero de marzo de 2008 fuerzas militares y efectivos de la policía de Colombia incursionaron en territorio del Ecuador, en la provincia de Sucumbíos, sin consentimiento expreso del gobierno del Ecuador para realizar un operativo en contra de miembros de un grupo irregular de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia, que se encontraba clandestinamente acampando en el sector fronterizo ecuatoriano;

Que el hecho ocurrido constituye una violación de la soberanía y de la integridad territorial del Ecuador y de los principios del derecho internacional;

 

Que este hecho ha producido una grave crisis entre estos dos países, provocando la ruptura de relaciones entre ambos Estados y una grave tensión en la región;

 

Que de acuerdo con el artículo 84 de la Carta, es función de la OEA velar por el mantenimiento de relaciones de amistad entre los Estados miembros, utilizando los procedimientos que esa misma Carta señala;

 

Que se cumplen en este caso los requisitos para la convocatoria a una reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores a la luz de los artículos 61 y siguientes de la Carta de la OEA.

 

Resuelve:

 

1. Reafirmar el principio de que el territorio de un Estado es inviolable y no puede ser objeto de ocupación militar ni de otras medidas de fuerza tomadas por otro Estado, directa o indirectamente, cualquiera fuera el motivo, aún de manera temporal.

 

2. Constituir una Comisión encabezada por el secretario general e integrada por no más de cuatro embajadores designados por éste, que visite ambos países recorriendo los lugares que las partes le indiquen, eleve el correspondiente informe a la Reunión de Consulta de Ministros de Relaciones Exteriores y proponga fórmulas de acercamiento entre ambas naciones.

 

3. Convocar, al amparo de lo dispuesto en los artículos 61, 62 y 63 de la Carta de la OEA, a una reunión de consulta de ministros de Relaciones Exteriores para el lunes 17 de marzo de 2008, en la sede de la OEA, con el fin de que examine los hechos y formule las recomendaciones pertinentes".

----------------

ARTICULO DE OPINION:

 

Así no ...
Por Amadeo González Triviño

BOGOTÁ - Colombia está en guerra. La guerra intestina que padece hace más de cincuenta años y que todos sus gobiernos se han encargado de ocultar y desconocer sus efectos, por y como consecuencia de su amañados intereses para desviar la inversión social y la protección de ese reducido grupo de grandes capitalistas y empresarios que manejan el poder. Por eso, las desigualdades sociales, el desempleo, la falta de garantías ciudadanas y una sociedad dividida y polarizada, son la consecuencia directa de un mal gobierno y unos líderes que con su cuento de imprescindibles e inamovibles, siguen impávidos haciendo y diciendo, todo cuanto atenta contra el Derecho Internacional Humanitario, para proteger sus intereses y los de sus coparticipes.

 

La guerra tiene sus reglas. Y que Raúl Reyes haya muerto en combate o en desarrollo de este enfrentamiento, vaya y venga, por cuanto, hace parte de un proceso histórico al cual se han sometido todos los que se alzan en armas. Pero que para cumplir con su cometido de exterminio del opositor, se contraten mercenarios para que invadan otros países, otras soberanías, y mediante acciones ilegales, en estado de indefensión de las víctimas, lo arrasen todo, es otra cosa.

 

Que las víctimas de dicho enfrentamiento sean abandonadas a la suerte, y que haya heridos a quienes no se les preste el auxilio y la ayuda inmediata, después del conflicto, es una violación a las normas del Derecho Internacional Humanitario, por lo cual, Colombia, deberá sufrir las consecuencias ante los organismos internacionales, ya que según cuentan los medios de comunicación y las autoridades de la vecina república. Solo se preocuparon los invasores por llevarse tres cadáveres y algunas pertenencias de aquellos, olvidándose de que estaban en desarrollo de una “confrontación” de guerra y que había heridos y víctimas que necesitaban auxilio. Algunos murieron desangrados, como el mismo Raúl Reyes, según Medicina Legal.

 

Así no es la guerra. Un estado legítimo como se dice es el nuestro, no puede recurrir a la ilegitimidad de los procedimientos, para refrendarse en el poder, claro que en Colombia, la violación permanente de la Constitución y del juramento Constitucional, parten desde su propio Presidente, cuando acomodó “el artículito” para perpetuarse en el poder.

 

No es así como se manejan las relaciones internacionales, pretendiendo ahora justificar una violación del territorio extranjero, con los argumentos presentados como respuesta en una cortina de humo, para ahogar cualquier opinión, sobre la realidad de lo que ha acontecido en estos bochornosos hechos de una guerra que ha truncado un proceso de liberación de doce secuestrados, de lo cual, el gobierno nacional, ya estaba informado. 

 

Esperamos ganar esta guerra, algún día, pero no es así, con métodos y actuaciones que rayan en el desconocimiento más aberrante del Derecho Internacional Humanitario, como la lección que la historia nos señala hoy, para recurrir a falsos argumentos, a sonrisas pueriles y sobre todo, a la indiferencia y la complacencia de un pueblo, como Colombia, que se dejó lavar el cerebro por parte del amo del ubérrimo, y considerar que su proceder ha sido conforme a las necesidades de la patria y en procura de la paz, que no tenemos y que ya no vivimos.  Por lo visto, Alvaro Uribe Velez, cumplió su cometido. Refrendó con su actitud, su vocación de perpetuarse en el poder.

-----------

Lea Columna de Opinión del abogado ecuatoriano Ramiro Aguilar Torres:

 

Incursión colombiana: lecciones de un atrevimiento

 

Vea Video sobre muerte de Raúl Reyes, de las Farc:

 

http://es.youtube.com/watch?v=D-4SNm9aYMo

 

Documentos supuestamente de Raúl Reyes, publicados en el colombiano diario El Tiempo, entregados por el gobierno colombiano:

 

http://www.eltiempo.com/conflicto/noticias/ARCHIVO/ARCHIVO-3985321-0.pdf

 

 

 

Continuaremos informando...

Comentarios
Añadir nuevoBuscar
¡Sólo los usuarios registrados pueden escribir comentarios!

 
< Anterior   Siguiente >